De profesión sacerdotisa

Dentro del mundo de la energía, los terapeutas naturales, holísticos o alternativos a la medicina alopática entre los que me incluyo, abogamos por el reconocimiento de nuestras profesiones, pagamos impuestos como el resto de oficios y cotizamos a hacienda y la seguridad social, teniendo nuestros seguros de responsabilidad civil.

Aparte de ser terapeuta natural, con años de formación y experiencia soy Sacerdotisa de la Diosa, no es un rango, es algo que define mi vida como ser humano, y yo, personalmente he decidido que sea mi profesión a tiempo completo, y lo repito, MI PROFESIÓN.

Como cualquier profesional me he formado durante años, he tenido prácticas como dentro de cualquier otra profesión reconocida y por supuesto cobro por mi trabajo, por muchas críticas que reciba por ello, porque el que me vende la fruta también cobra por su trabajo. Todos queremos cobrar por el trabajo que desarrollamos

 

Estamos en un punto dentro del mundo espiritual, donde para ser honesta no hay que cobrar, ¿por qué?, porque las labores sacerdotales femeninas nos fueron robadas hace milenios, la mujer ha trabajado dentro y fuera de casa sin cobrar, cuando se incorporó poco a poco al mundo laboral su estipendio era muy inferior al del hombre y aún sigue habiendo diferencias sustanciales en algunas profesiones. Parece que cobrar no es cosa de mujeres…

Defiendo el derecho a cobrar por el trabajo realizado, sea cual sea el trabajo y defiendo el sacerdocio como trabajo y como forma de vida. No he hecho un negocio de mi espiritualidad, mi espiritualidad, como la de cualquiera no está en venta, ni se alquila porque solo me corresponde a mí, a mi ser humano y a mi ser mujer y no la puedo sacar de mi ser para venderla en pequeñas porciones como una caja de quesitos. Como sacerdotisa, formo otras sacerdotisas, hago cursos de otras disciplinas para las que también me he formado, leo oráculos o hago terapia, no espero que una comunidad me sostenga como en el caso de los curas católicos, que reciben su sueldo de su iglesia. Yo soy independiente, vivo en mi propio poder, me muevo bajo mi propio criterio como profesional y si, vivo de ello, vivo de MI trabajo, nadie me regala nada.

 

Me da igual que me insultes por cobrar por mi trabajo, no es mi problema es el tuyo, ese insulto vive dentro de ti, yo no me identifico con él cuando me llamas ladrona o timadora, como no me identifico con que un machista me llame puta por llevar escote.

Me da igual que me critiques, esa crítica vive dentro de ti no de mí. Me da igual que me digas que robo por cobrar por mi trabajo, porque cuando cobro por mi trabajo pongo voz a los millones de mujeres que estuvieron aquí sin cobrar y pongo voz a todas aquellas que siguen aquí sin recibir nada por su trabajo.

Me llamo Mariam Cárcel y de profesión soy Sacerdotisa de la Diosa

2 Responses to “De profesión sacerdotisa

  • Totalmente de acuerdo contigo. Mi madre siempre dice, del cielo para abajo, cada uno vive de su trabajo. Hay personas, q solo quieren recibir, hay otras q solo quieren dar, busquemos el equilibrio, cada cual es libre, y si alguin no quiere pagarte, pues es fácil, que no vaya, pero nadie tiene xq insultarte, como bien dices, eso es suyo, esa sombra q. O quiere ver. Adelante. Ladran, luego caminas.

  • Un aplauso enoooorme. Parece mentira que haya que explicar esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *